Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN
Este blog esta protegido por las leyes de derechos de autor.
Copyright Francisco José Del Río Sánchez 2008

!SOY MÉDIUM! ¿QUE HAGO? CONSEJOS PARA MÉDIUMS PRIMERIZOS

martes, 16 de septiembre de 2014

Tertulias humanísticas de desarrollo personal y espiritual

La finalidad de esta actividad de Casa Uriel es compartir en un ambiente relajado reflexiones sobre la vida en general y la espiritualidad en particular. Guiados por el autoconocimiento de nosotros mismos y la autosinceridad intentaremos encontrar respuestas para preguntas que no las tienen. Con una duración no superior a la hora y media, con el aroma del té y del incienso como compañía, introduciremos un tema sobre el que charlar de forma enriquecedora para todos; unas veces propondremos nosotros el contenido de la tertulia y otras serán los asistentes los que lo hagan. Después de una hora de charla como máximo, trabajaremos la energía que haya surgido en el grupo para afianzar los aprendizajes.







Cultivo del silencio

Esta actividad colectiva de Casa Uriel, dirigida a conocernos a nosotros mismos, la realizaremos los viernes por la tarde con una duración no superior a una hora. Si una botella está llena no podemos añadir nada más, al igual si nuestra mente está llena de pensamientos, de ruido mental, no podremos escuchar nuestra voz interior, nuestra intuición, ni encontrar la guía que tanto anhelamos. Para poder acceder a nuestra propia sabiduría es necesario cultivar el silencio, encontrar la luz entre nuestros pensamientos y preocupaciones constantes. A muchas personas les cuesta sentarse e intentar calmarse, para ello al principio haré unos pases con los cuencos a cada persona para ayudarles a relajarse y poder calmarse con mayor facilidad, para a continuación permanecer en silencio sólo interrumpido por los armónicos de los cuencos tibetanos, por sencillas indicaciones para profundizar en el silencio interior y por enseñanzas que pueda recibir.
El silencio se encuentra en el espacio entre pensamientos, en el silencio podemos escuchar la música del universo.


Baño de sonido relajante

El sonido de los cuencos tibetanos unido al trabajo sutil de la energía de la persona elevando su vibración y liberandola de la densidad negativa de las cargas emocionales produce en nosotros un agradable estado de calma y bienestar ayudándonos a sentirnos liberados de preocupaciones y con nuestra mente más clara y positiva. Se realizan tanto de forma colectiva como individual y puede ser presencial o a distancia.




Casa Uriel

Comienzo un nuevo proyecto, Casa Uriel, un lugar para llenar de luz y amor nuestras vidas, además de terapías personalizadas realizaremos actividades colectivas.

En Casa Uriel tenemos una filosofía y un convencimiento: sólo tú puedes cambiar tu vida y tomar las riendas de la misma. Nosotros sólo podemos acompañarte en el proceso, mimarte en el transito que tanto anhelas del sufrimiento al bienestar, del dolor al placer y del engaño a la sinceridad para que llegues a conocerte realmente como eres y a vivir tu vida con plenitud.
Para ello nos valemos de diferentes técnicas terapéuticas, energéticas y humanísticas en la búsqueda del necesario equilibrio de cuerpo, mente y espíritu tan necesario para nuestro bienestar físico, mental y espiritual. Tras nuestra dilatada experiencia hemos descubierto la necesidad de trabajar en positivo nuestra problemática personal y partiendo de las premisas de que en el problema está la solución, de que nosotros creamos nuestra realidad, de que el enfoque sanador tiene que ser positivo y de que sólo importa el ahora, siendo tanto el pasado como el futuro creaciones de nuestra mente. Nuestra forma de trabajar en la luz y el amor, refuerza nuestra energía positiva, debilitando nuestra oscuridad en forma de problemas personales, enfermedades, traumas emocionales, etc., cambia la vibración de nuestro espíritu a positivo elevándola, haciéndonos olvidar nuestra problemática, sanando nuestras enfermedades físicas y devolviéndonos el poder sobre nuestra vida y su devenir.
Actividades Sanadoras:

viernes, 15 de agosto de 2014

El Viento. ¿Piensa?



El viento sopla… sin pensar que quiere soplar,
y agita las hojas de los árboles… sin haber deseado hacerlo,
a la vez mueve las aspas de los molinos, antes de harina ahora de electricidad… sin querer beneficiar al ser humano.
Pero si el viento pensara se convertiría en un huracán que marchitaría las hojas de los árboles y destrozaría los molinos.

La mente vive en la dualidad de lo que está bien y de lo que está mal, el cuerpo vive en la dualidad del dolor y del placer y el espíritu en la dualidad de aprender, de evolucionar o no; sin embargo más allá de la dualidad de los pensamientos, de los deseos, de los quereres, del karma, está la unidad. La unidad creadora de todo lo existente, ya sea ilusorio o real.
Tras las puertas de la dualidad, se encuentra la unidad, la vivencia del amor verdadero, la divinidad que mora en cada uno de nosotros, sujetos de luz y oscuridad, esclavos de la lucha entre ambas.
Más allá de esa lucha, entre lo que creemos que es el bien y el mal, entre nuestra historia personal y nuestros anhelos egoístas, entre nuestro karma y la satisfacción de nuestros sórdidos deseos, se encuentra una luz divina que no entiende de claroscuros y que apenas podemos llegar a apreciar, pero que sin ninguna duda se encuentra en cada uno de nosotros y está a nuestro alcance.















jueves, 31 de julio de 2014

Te crees libre...

Te crees libre pero estas dominado por tus condicionantes inconscientes, que son los que realmente toman las decisiones por ti. Cuanto más conscientes te hagas de ellos más cerca estarás de la libertad, cuando eres consciente de tus condicionantes inconscientes estos pierden fuerza hasta disolverse, pero si luchas contra ellos, si no los aceptas, se desata una tenaz oposición de la que siempre salen victoriosas tus pulsiones inconscientes.
Luchar es el mejor camino para la derrota de ti mismo, deja que tus pasiones, tus deseos, tus miedos afloren a la luz del día y veras como se disuelven, al igual que los rayos del sol disuelven la bruma del amanecer.









lunes, 14 de julio de 2014

La Libertad. Relato



Observa la sala a su alrededor, la luz de las velas ilumina tenuemente los contornos de los practicantes que meditan sentados. Algunos se balancean, otros permanecen firmes como el tronco de un árbol. Todos en silencio, por lo menos hacia afuera, porque hacia adentro inagotables corrientes de pensamientos inundan sus mentes. La suya también, lo único que es capaz de observar esa corriente como la de un arroyo sin mojarse las manos en ella.
Quizás deba hablar, pronunciar alguna enseñanza, todos la esperan, aunque no la pidan con sus bocas la piden con sus cuerpos, de una manera muy sutil que es capaz de captar. Desean que el maestro hable para descansar de la pelea de cada uno consigo mismo, para distraerse la mayoría, aunque algunos escucharan y su palabra quedará como una semilla en su interior, presta a germinar bajo el calor de la luz de la conciencia.
Es libre de hablar, no se siente obligado por las circunstancias ni porque crea que lo que va a decir es lo más importante del mundo; simplemente siente una necesidad de compartir algo.
─La libertad… todos la buscamos… todos creemos saber lo que es… pero todos nos engañamos.
»Decidimos que comemos, que ropa nos ponemos, a quien hablamos, que trabajo queremos desempeñar, eso claro está los que puedan escoger… en definitiva creemos que la libertad es tomar decisiones conforme a nuestra manera de pensar, a nuestras creencias.
»Creemos que somos libres porque decidimos, porque vivimos en democracia y se nos consulta, pero todas nuestras decisiones, todas nuestras actuaciones nacen en nuestra mente, de su infinita base de datos que de la memoria, de su aprendizaje a base de prueba y error y de nuestros condicionantes inconscientes… Y eso no tiene nada que ver con la libertad.
»La única libertad posible es la libertad con respecto a nosotros mismos… por eso estamos aquí en zazen, meditando sentados en la postura del despertar, para conocernos a nosotros mismos y hacernos íntimos con nosotros mismos… en ese momento podremos olvidarnos de nosotros mismos y saborear la miel de la verdadera libertad…

Extraido de mi libro de relatos "Macedonia no es un país."