Ya a la venta la guía imprenscindible para entender que te sucede y como abordarlo: EN LA LAGUNA ESTIGIA:Guía para un médium del siglo XXI
MAS INFORMACIÓN

sábado, 4 de marzo de 2017

¿Dónde andas, esquiva soledad?

Te busco en mi interior, más no te encuentro. Tú, inseparable compañera de años de desdicha, ¿por qué me abandonas? O es acaso que soy yo el que de nuevo me engaño, yo mezquino y traicionero que juegas conmigo y me haces creer real lo efímeramente falso.
¿Dónde está el vacío que insuflaba mi alma? Te perdí y perdí mi sentido, mi guía, mi vivir. Quedé sin anhelo. Me quieren, ¿Qué he hecho yo para merecer esto?
Te espero, como al azul del doble click, más este no se produce, me niegas tu lectura, sólo te pido tan sólo eso… aunque después siempre vienen otras peticiones. Busco tu atención sin saber por qué, esfuerzo inútil, ante la falta de soledad.
La paloma mensajera de mi amor voló, un halcón moteó de sangre su blanco plumaje, más esa sangre no era suya, sangre de rapaz que no pudo soportar la belleza del mensaje.
Te busco y no te encuentro, ya no estás en mí, sin embargo me rondas, cantando tu lúgubre canción, pero no te puedo escuchar, con lo bella que siempre me pareció tu canción.
Paseo entre la muchedumbre, que bebe, ríe y produce ruidos, con una sonrisa en la cara, feliz, sin motivo, con una felicidad que a diferencia de la provocada por el alcohol o las drogas no da ganas de hacer tonterías, solo de estar.
No echo de menos nada, pero tú no estás y ni siquiera me doy cuenta. El vértigo del vació de tu ausencia es ocupado por la serenidad del presente, pero ese no soy yo, no era yo y se me olvidó recordar cómo era.
¿Vivir sin soledad es posible? Vivir es posible, lo demás son todo añadidos.

Tu risa, se escucha en mis recuerdos. Sí tuviera memoria podrías reír siempre para mí.






No hay comentarios: